MOTOS & FORO de MOTOS: al parecer, usted no ha iniciado sesión o no se ha registrado en FORO de MOTOS.com. Si no se ha registrado aún, haga clic en esta barra.

FOROMOTOS.com  




Retroceder   FOROMOTOS.com > Foromotos.com ---> SOCIEDAD > KDD´s & Concentraciones & Viajes > Viajes
¿Olvidaste tu Contraseña? ¡Regístrate!



Viajes Información, rutas y fotos de tus mejores viajes en moto.

Respuesta
Comparte este tema en tus redes sociales
Herramientas Desplegado
  #16  
Antiguo 18/08/18, 10:57:07
Avatar de lapahisa
lapahisa Mujerlapahisa no está en línea
Es la dueña del Buen Rollo
 

Fecha de Registro: nov 2012
Ubicación: Sevilla
Motocicleta: ninguna
Total Mensajes: 6.763
Mensajes Aquí: 15
Tranquilo oso, tómate tu tiempo y no pidas disculpas hombre que no estás obligado a hacerlo, ....pero vamos que como te pares en Sevilla te cuelgo del giraldillo adivina por dónde
__________________
Responder Con Cita
  #17  
Antiguo 20/08/18, 12:01:54
Avatar de Txarly
Txarly HombreTxarly no está en línea
Corriendo en 250 cc
 

Fecha de Registro: abr 2008
Ubicación: Niza, Francia
Motocicleta: VFR 800 FA
Total Mensajes: 4.578
Mensajes Aquí: 129
Día 8 - Sevilla-Silves 253 kms

Si te has dado cuenta de que hemos pasado del día 6 directamente al día 8, te felicito por tu capacidad de observación. No hay error, ni me salté el día en que enseñaban a contar en Barrio Sésamo; sencillamente pasamos 2 noches en Sevilla, y el segundo día no tocamos la moto, sino que fuimos a pie a todas partes.

Vista desde el puente de Triana


Sevilla tiene muchísimo que ofrecer a muchos niveles: cultura, gastronomía, espectáculos, entretenimiento, etc., e intentar listarlo aquí sería harto pretencioso por mi parte, sin mencionar que alargaría bastante más esta ya larga crónica. Sólo comentar que se celebraba el 400 aniversario del nacimiento de Murillo y había un montón de actos organizados por todo Sevilla.

Panorámica desde las Setas


Estuvimos visitando el hospital de la Caridad, magnífico barroco sevillano del siglo XVII adornado con preciosos azulejos holandeses en el patio y diversas pinturas en el interior, incluyendo algunas de Murillo. Los cuadros de Murillo se encuentran hoy distribuídos por distintos museos del mundo, que los compraron a los herederos del mariscal francés que los robó del hospital durante la guerra de independencia.

Azulejos del patio del hospital de la Caridad


Hubo también animaciones con músicos y cómicos vestidos de época, y pudimos asistir a una demostración de zanfoña, una especie de violín mecánico con un teclado y una rueda que se acciona con una manivela. En el vídeo adjunto podeís ver un ejemplo de música medieval de Zanfoña, a cargo del maestro búlgaro Andrey Vinogradov.
[Sólo los usuarios registrados pueden ver enlaces. ]


Una vez cargadas las motos, nos tomamos un café con Laura, que ha tenido el detalle de venir a despedirse (cosa que, por cierto, creo que le costó una multa de aparcamiento ). También nos despedimos de Sergio, que se vuelve a Valencia; el resto del viaje lo haremos solos Revoltosa y yo (y la Espe, claro) El cielo está cubierto pero con nubes altas, no de lluvia, y rondamos los 20ºC, lo que para Sevilla en Mayo es un raro lujo. Y con una mezcla de pena y alegría (por los que quisieran venir y no pueden, y por la emoción del viaje) salimos de Sevilla por el "puente de los leperos". La primera parada prevista es aún en suelo español, Huelva. Siendo lunes sabemos que el monasterio de La Rábida estará cerrado, pero queremos ver Palos e intentar ver las carabelas. Los poco más de cien kilómetros pasan rápido por la A-49, por grandes rectas atravesando campos cultivados, y enseguida estamos contorneando Huelva por la H-30. El terreno es ahora llano a más no poder y abigarrados conjuntos de alambicadas tuberías denotan la presencia de industrias petroquímicas. Dejando el monumento a la fe descubridora a nuestra derecha cruzamos por el puente la desembocadura del río Tinto. La verdad, con tanta industria la zona no es bonita, por mucha historia que tenga.

Revoltosa, la Espe y el muelle de las carabelas


Aparcamos en la rotonda del monumento al Plus Ultra y, en el portalón que da entrada al muelle, hablamos con un currito que muy amablemente nos explica que está cerrado al público. Al otro lado del portalón otro currito, que sin duda nos ha oído, nos lanza una mirada torva y ostentosamente cierra el portalón en nuestras narices. Encantador personaje. Además de las réplicas de las dos carabelas (la Pinta y la Niña) y la nao (la Santa María), construidas en 1990 para los fastos del quinto centenario del descubrimiento, hay un centro de interpretación y la reproducción de un barrio portuario de la época.

La Pinta, la Niña y la Santa María. Foto: Jorge Suárez


Hacemos algunas fotos y nos ponemos en ruta; ya volveremos otro día que esté abierto y le haremos una pedorreta al tío borde ése. Retomamos la A-49 hacia el oeste dejando Lepe a nuestra izquierda y al poco tiempo aparece ante nuestros ojos la estructura del puente de tirantes que flanquea el Guadiana, frontera natural de Portugal. Vemos, al sudeste, suaves colinas que encuadran Ayamonte, y al sudoeste, las marismas que separan Vila Real de Santo Antonio de Castro Marim. Y entrando en tierras portuguesas, viajamos en el tiempo: hay que retrasar el reloj una hora.

Ponte internacional do Guadiana. Foto: Flickr


En la A-22, continuación de la A-49, se halla uno de los cuatro "Welcome Points", puntos donde activar el peaje electrónico sin la vaina de pasar por una oficina de correos. Con la experiencia que ahora tengo de Portugal, estoy convencido de que en correos te atenderán maravillosamente, pero eso no lo sabíamos al planear el viaje y por ello escogimos este punto de entrada. Para las motos hay un carril especial, con un asfaltado rojo oscuro como si fuese un bidegorri -carril bici-, bien señalizado, con el terminal al final.

Con el sistema Easytoll unas cámaras leen tu matrícula y la asocian a la tarjeta de crédito que introduces en el terminal, que parece un sistema de peaje automático normal. Deja de parecerlo cuando te devuelve la tarjeta y un recibo-sábana de 50 cms con tu matrícula. Tiene una validez de 30 días y un costo total de 1,06€, más los peajes electrónicos que cruces, en nuestro caso fueron dos o tres nada más. Más info aquí: [Sólo los usuarios registrados pueden ver enlaces. ]

Una vez resuelto el tema del peaje electrónico fácil y rápidamente, podemos rodar tranquilos. La idea es evitar las 'autofistras' en la medida de lo posible, pero si por un cochino euro y cinco minutos vas de legal y evitas situaciones incómodas, no hay ni que pensárselo, ¿no? En la primera salida dejamos la autopista, contorneando Castro Marim entre marismas hasta llegar a la N125. La siguiente parada prevista es Faro, y rodamos tranquilos, tomándole el pulso a las carreteras y los conductores portugueses. Enseguida descubrimos que son muy amables y se apartan para dejarte pasar con bastante frecuencia, casi como en Francia. La ruta es bastante recta y el asfaltado, sin ser deficiente, con frecuencia está agrietado y con la pintura desvaída. No es precisamente nuevo, pero no hay baches ni agujeros y puedes rodar tranquilo. El paisaje es mayoritariamente plano, con leves ondulaciones, abundantes campos cultivados con algún bosquecillo disperso y numerosas travesías; incita a conducir tranquilo, disfrutando del viaje, y eso hacemos.

Torre de la catedral de Faro


Una vez en Faro, aparcamos a la sombra de unos árboles frente a la 'igreja do Carmo', con una bonita fachada pero cerrada por ser hora de comer. Entramos en un bar-restaurante cercano, pero el interior oscuro, casi tenebroso, la decoración viejuna con taburetes forrados de skay rojo clavados al suelo y el aspecto cutre en general hacen que se nos pase el hambre de repente y nos contentamos con dos refrescos. Salimos enseguida, contentos de volver al luminoso exterior, y bajamos dando un paseo al puerto, descubriendo los jardines del puerto y la entrada al casco antiguo por el bonito "Arco da Vila".

Detalle del interior de la catedral


Nos llama la atención que hay "overbooking" de cigueñas, imagino que porque en las marismas circundantes capturan sus presas. El casco antiguo son casas de dos plantas, de similar construcción y pintadas de blanco, formando un conjunto homogéneo y agradable de ver. Enseguida llegamos a una gran plaza adoquinada donde destaca la catedral de Faro, erigida en el siglo XIII tras la reconquista. Fue saqueada y quemada por los ingleses en 1596 y reconstruida tras verse afectada por el terremoto de 1755, aunque cuando ves el campanario, parece que la reconstrucción se les quedó a medio hacer. El interior es muy bonito, decorado con las típicas cerámicas azules, un órgano no muy grande pero muy vistoso y diversas tallas de madera de bella factura. Desde lo alto de la torre hay unas bonitas vistas de la ciudad y los alrededores.

Faro desde la torre de la catedral


Salimos de Faro por una autovía de asfalto mejorable que lleva hacia la autopista, aunque nosotros seguimos por la N125, entre suaves colinas y grupos dispersos de edificios bajos. En Lagoa giramos hacia el norte por una autovía en buen estado que vuelve a ser carretera apenas nos alejamos de la A22. Llegando a Silves lo primero que ves es el 'castelo' de piedra color rojo oscuro en lo alto de la colina, dominando el valle y el río, un magnífico ejemplo de arquitectura musulmana de la época.

Vista general de Silves


Construído en el siglo XI, el castillo acogió al rey poeta Al-Mutamid, el último rey abadí. Cometió el error de pedir ayuda a los almorávides, unos integristas islámicos de entonces, para luchar contra los cristianos. Los almorávides lucharon, sí, pero también le desposeyeron de su reino (y, ya que estaban, conquistaron los otros reinos de taifas) y lo desterraron a África, donde murió a los 55 años de edad. El castillo pasó a manos cristianas en 1189, tras un violento asedio de las tropas del rey Sancho I (el de Portugal), fue retomado por los almorávides dos años después y vuelto a conquistar por los portugueses en 1253. Hoy puede verse una estatua de Sancho I, en actitud de "que te meto, chaval", a la entrada del castillo.

Estatua del rey Sancho I "el poblador" a la entrada del castillo


Cuando llegamos al hotel/restaurante, situado a la orilla del río junto al puente viejo -de ahí su nombre, imagino-, no hay nadie porque los lunes cierran el restaurante. Tras una breve conversación en inglés con el número indicado en la reserva, al poco tiempo aparece una mujer con una permanente expresión de lástima y que sólo habla portugués, de modo que nos apañamos en 'portunhol'. Muy amablemente nos indica donde guardar la moto, en lo que fue el patio de carruajes de una antigua venta, hoy reconvertida a moderno hotel. Desde la ventana de nuestra habitación hay una bonita vista del pueblo y del castillo, y pronto salimos a recorrerlo y turistear un poco.

Aparte del principal reclamo, el castillo, también merece la pena visitar la catedral. Acostumbrado a las paredes de piedra en este tipo de edificios, sorprende encontrarte con una catedral de estilo gótico temprano con las paredes encaladasy remates ocres en las esquinas. El resto del pueblo es agradable pero tampoco tiene mayor interés y se recorre enseguida. Antes de cenar hicimos algunas compras: Revoltosa encontró unas sandalias de cuero que eran justo lo que buscaba desde hace tiempo, de modo que se llevó dos pares y hizo que me llevase otro para mí. El abuelete de la tienda se puso tan contento por la venta que le plantó dos sonoros besos a Revoltosa, y sospecho que nada más porque estaba yo delante. Por mi parte, aproveché una ferretería abierta comprando una llave allen fina para apretar una pieza del casco.

Para la cena escogimos la "Churrasqueira Valdemar" donde afirman tener "o melhor frango do Algarve". Es aún pronto, pero ya hay bastantes comensales, y nos sentamos en una mesita en la terraza, separada de la mesa siguiente lo justo para que no parezca un comedor comunitario. Aquí no hay menú, si vienes es a comer [Sólo los usuarios registrados pueden ver enlaces. ] o, excepcionalmente, pescado a la brasa.

Frango piri-piri


En una parrilla grande se afana un cocinero, untando los pollos con la salsa, y mientras tanto nos sirven las bebidas y una ensaladita. El pollo, algo picante, está delicioso, y para finalizar nos sirven un platito de dulces variados a modo de postre. La verdad, por 8€ por cabeza está francamente bien, aunque si eres muy-muy comilón quizá te sepa a poco.


ALOJAMIENTO
Ponte Romana 70€ hab. doble con baño, desayuno incluído
Horta da Cruz Ladeira de S. Pedro, 8300-033 Silves, Portugal
+ Desde la habitación hay una bonita vista del pueblo y del castillo
+ Desayuno rico y abundante
+ Antigua venta reconvertida con interesante decoración (como la colección de máquinas de coser)
- Caro para ser Portugal
__________________
Salud y buenas curvas !
Responder Con Cita
Respuesta

Herramientas
Desplegado

Normas de Publicación
NO puedes publicar nuevos hilos
NO puedes publicar respuestas
NO puedes subir archivos adjuntos
NO puedes editar tus comentarios

Código BB está habilitado
Las caritas están habilitado
Código [IMG] está habilitado
Código HTML está deshabilitado

Saltar a Foro


La franja horaria es GMT +2. Ahora son las 22:15:57.


Powered by: vBulletin, Versión 3.8.7
Derechos de Autor ©2000 - 2018, Jelsoft Enterprises Ltd.
Traducción Customizada vBulletin 3.8.3, Derechos ©2003 - 2018, www.foromotos.com.
Copyright © 2003 - 2018 FOROMOTOS.com®Ad Management by RedTyger